Declaraciones y Notas

13. Reino Unido de Gran Bretaña e Irlanda del Norte

(a) En el instrumento de ratificación se especifica que el Convenio se ratifica en nombre del Reino Unido de Gran Bretaña e Irlanda del Norte, el Bailiazgo de Jersey, el Bailiazgo de Guernsey, la Isla de Man, Anguila, Bermuda, el Territorio Antártico Británico, el Territorio Británico del Océano Indico, las Islas Vírgenes Británicas, las Islas Caimán, las Islas Falkland, Gibraltar, Hong Kong, Montserrat, Pitcairn, Henderson, las Islas Ducie y Oeno, Santa Elena y sus dependencias, las Islas Georgias del Sur y Sandwich del Sur, las Islas Turcas y Caicos, y la zona de las bases de Akrotiri y Dhekalia, bajo soberanía del Reino Unido, en la Isla de Chipre. Se hizo una declaración análoga con respecto al Protocolo de Montreal y sus enmiendas, si bien no aplicable a la zona de las bases de Akrotiri y Dhekalia, bajo soberanía del Reino Unido, en la Isla de Chipre. Se expresó una aplicación similar con respecto al Protocolo de Montreal  pero sin ampliarlo a la zona soberana de las bases de Akrotiri y Dhekalia.  La ratificación de la Enmienda de Londres por parte del Reino Unido se extendió al Bailiazgo de Guernsey, al Bailiazgo de Jersey, al Territorio Antártico Británico, a las Islas Vírgenes Británicas y a Gibraltar. La Enmienda de Copenhague se extendió al Bailiazgo de Guernsey, al Bailiazgo de Jersey y a las Islas Vírgenes Británicas. No se ha hecho ninguna extensión con respecto a las Enmiendas de Montreal o Beijing.

El 6 de julio de 1990, el Secretario General recibió del Gobierno del Reino Unido de Gran Bretaña e Irlanda del Norte la siguiente objeción respecto de las reservas presentadas por la Argentina:

El instrumento contenía una reserva por la que se rechazaba la ratificación del Convenio depositada por el Reino Unido de Gran Bretaña e Irlanda del Norte respecto de las Islas Falkland, las Islas Georgias del Sur y Sandwich del Sur y el Territorio Antártico Británico.

El Gobierno del Reino Unido de Gran Bretaña e Irlanda del Norte deja constancia de que no tiene duda alguna respecto de la soberanía británica sobre las Islas Falkland, las Islas Georgias del Sur y Sandwich del Sur y el Territorio Antártico Británico, así como de su consiguiente derecho a extender la aplicación de tratados a esos territorios. En cuanto al Territorio Antártico Británico, el Gobierno de Reino Unido desea destacar las disposiciones del artículo IV del Tratado Antártico, de 1º de diciembre de 1959, en el que tanto la Argentina como el Reino Unido son Partes. Por las razones aducidas, el Gobierno del Reino Unido rechaza la reserva de la Argentina.

El 2 de agosto de 1990, el depositario recibió del Gobierno del Reino Unido de Gran Bretaña e Irlanda del Norte la siguiente objeción:

           “El Gobierno del Reino Unido de Gran Bretaña e Irlanda del Norte no tiene duda alguna respecto de la soberanía británica sobre el Territorio Antártico Británico. En ese sentido, el Gobierno del Reino Unido desea destacar las disposiciones del artículo IV del Tratado Antártico, de 1º de diciembre de 1959, en el que tanto Chile como el Reino Unido son Partes. Por las razones aducidas, el Gobierno del Reino Unido rechaza la declaración del Chile.”

El 27 de enero de 1993, el Secretario General de las Naciones Unidas recibió del Gobierno del Reino Unido de Gran Bretaña e Irlanda del Norte la comunicación siguiente relativa a la declaración formulada por Mauricio al adherirse al Convenio de Viena para la Protección de la Capa de Ozono y al Protocolo de Montreal relativo a las sustancias que agotan la capa de ozono:

           “El Gobierno del Reino Unido de Gran Bretaña e Irlanda del Norte no tiene duda alguna respecto de la soberanía británica sobre el Territorio Británico del Océano Indico y su consiguiente derecho a extender a él la aplicación del Convenio y el Protocolo mencionados. En consecuencia, el Gobierno del Reino Unido no acepta las declaraciones formuladas por el Gobierno de la República de Mauricio ni considera que tengan efecto jurídico alguno.”

(b) El 10 de junio de 1997, el Gobierno del Reino Unido de Gran Bretaña e Irlanda del Norte notificó al Secretario General de las Naciones Unidas lo siguiente:

De conformidad con la Declaración Conjunta del Gobierno del Reino Unido de Gran Bretaña e Irlanda del Norte y del Gobierno de la República Popular de China sobre la cuestión de Hong Kong, firmada el 19 de diciembre de 1984, el Gobierno del Reino Unido restituirá Hong Kong a la República Popular de China con efecto el 1° de julio de 1997. El Gobierno del Reino Unido seguirá representando internacionalmente a Hong Kong hasta esa fecha. Por consiguiente, a partir de esa fecha el Gobierno del Reino Unido no será más responsable de los derechos y obligaciones internacionales que deriven de la aplicación del Convenio de Viena, el Protocolo de Montreal y la Enmienda en Hong Kong.